jueves, 18 de julio de 2013

Néstor Iván Kirchner


Querida Cristina:
Desde ahora tu existencia estará impregnada del aroma de un bebé que llenará cada instante de tu vida.

Verlo crecer y prodigarle arrullos será como el momento de un éxtasis inolvidable. Cuando pronuncie por primera vez tu nombre: “abuela”, sentirás que tu semilla se prolonga para siempre. Heredará tus gestos, tus modos, tus sueños, y con el orgullo de llamarse como su abuelo, Néstor, pensará algún día, seguir los pasos que dejó vacíos su prematura partida.

Querida hija Cristina, la vida, dicen, da y quita. Hoy te premia, te da la bendición de estrechar en tus brazos ese milagro de la naturaleza. Te ayudará a seguir con más fuerza profundizando el mandato que tu pueblo te asignó, porque sabrás que tu mirada y acciones, para bien de los argentinos y en especial la infancia, están también destinadas para tu nietito.

Felicitaciones de todas las Madres-Abuelas que aprendimos con el ejemplo de tu generación a no abandonar la lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada