viernes, 4 de noviembre de 2011

Copa Intercontinental 1967: A 44 años de la hazaña racinguista


CÓMO LLEGARON AMBOS EQUIPOS


En la Copa Libertadores de ese año volvieron a participar los equipos brasileños, aunque en realidad sólo tuvieron un representante, Cruzeiro. Además, aquella edición tuvo record en cantidad de partidos jugados hasta ese momento, fueron 117 los encuentros que se disputaron y por ejemplo, campeón y subcampeón jugaron 20 y 19 partidos respectivamente. Compitieron 18 equipos de diez países distintos.
En la primera fase, Racing integraba el grupo 2 junto a River Plate, Independiente Santa Fe e Independiente Medellín, de Colombia y Bolívar y 31 de octubre, de Bolivia. Terminó puntero de la zona con 17 puntos, 8 partidos ganados, 1 empatado y uno perdido. Así avanzó a semifinales, las cuales consistían en dos grupos y el líder de cada uno era el que avanzaba a la final. La Academia integró el 1 junto a River, Universitario de Perú y Colo Colo y finalizó en la primera posición aunque compartiendo la misma con los peruanos. Por lo cual, debió jugarse un partido de desempate en Santiago, que Racing ganó por 2 a 1 accediendo así a la final. En la misma lo esperaba Nacional, que accedió a ella tras salir primero del grupo 2, en el que también estaban Cruzeiro y Peñarol.
La ida de la final se jugó el 15 de agosto en Avellaneda, ante 55 mil personas y finalizó 0 a 0. La vuelta, disputada diez días después en el Centenario y con 60 mil espectadores arrojó el mismo resultado. Por lo cual, todo debió definirse en un tercer partido.
Ese match tuvo lugar el 29 del mismo mes en el Estadio Nacional de Santiago. Cincuenta mil personas se hicieron presentes en el enfrentamiento entre dos muy buenos equipos. Por el lado de Racing jugaban nenes de la talla de Agustín Mario Cejas, Roberto Perfumo, Alfio Basile, el “Bocha” Maschio (que había vuelto el año anterior de Italia) y el “Chango” Cárdenas, entre otros. Pero el equipo uruguayo no se quedaba atrás, ya que también contaba con grandes jugadores como Rogelio Domínguez, Manicera, “Cococho” Álvarez, Ubiña, Montero Castillo, Víctor Espárrago y “Cascarilla” Morales entre otros.
A los 14 minutos, Racing se puso en ventaja a través de Cardozo. A los 43, estiró la misma gracias a la anotación de Raffo y recién a los 79, Viera pudo descontar para los charrúas. Así, el partido finalizó 2 a 1 y le dio el título continental al equipo de Avellaneda.


Al mismo tiempo, en el Viejo Continente, el Celtic escocés ganaba la Copa de Europa. En los dieciseisavos de final derrotó por un global de 8 a 0 al Zurich suizo, en octavos por 6 a 2 al Nantes de Francia, en cuartos por 2 a 1 al FK Vojvodina serbio y en semis 3 a 1 al Dukla Praga checo. En la final debió enfrentarse nada menos que con el durísimo Inter de Helenio Herrera, aunque ya sin su gran figura; el español, Luis Suárez. El partido se jugó en el Estadio Nacional de Lisboa antes 56 mil espectadores y los escoceses se impusieron tras dar vuelta el marcador. A los 6 minutos, Sandro Mazzola adelantaba a los italianos pero a los 63, Tommy Gemmell empataba el juego. Y finalmente, a los 84 Stevie Chalmers ponía el 2 a 1 definitivo con el cual el equipo de los católicos se consagraba como el mejor de Europa.
Así llegaría la finalísima de la Copa Intercontinental en la que se definía quien era el más mejor del mundo. Los escoceses llegaban a la cita como un equipo prestigioso del Viejo Continente tras su gran victoria en la final europea ante el Inter. Ese equipo dejó su marca en la historia y fue conocido como los “Lisbon Lions” (los leones de Lisboa). Por su parte, Racing era considerado un equipo revolucionario para su época por el sistema de ataque masivo que imponía, de mucho vértigo.


TRES DURAS FINALES


DESCARGALO ACÁ


 

DESCARGALO ACÁ



DESCARGALO ACÁ


UN ZURDAZO QUE HIZO HISTORIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada