jueves, 18 de octubre de 2012

La Favorita - La Favorita (1997)


La banda cuya cara visible es Walter Sidoti, ex-batero de los Redondos. En los 90 fue la preferida del ambiente musical. Y a pesar de la solidez sonora que la caracterizaba, nunca consiguió la masividad. Con dos discos contundentes en su haber, su homónimo (1997) y Suspendiendo tu mambo (2002), hace unos años bajaron la persiana hasta que a fines del 2009, tras un silencio de un lustro, esta gran banda de Parque Patricios retornó a los escenarios de manera renovada, con ganas de torcer el destino de ser escuchada sólo por unos pocos.



Listado de temas:

1. Paisaje homicida
2. Hollín
3. Ahora va a llover de nuevo
4. Silvano
5. EME-EME
6. Las patas en la fuente
7. El mozo español
8. Espantapájaros
9. 6 y 15





LA FAVORITA: MIXTURA DE ESTILOS
ENTREVISTA A WALTER SIDOTTI

Mixtura de estilos, poesía urbana y un sonido particular, son quizás las principales características que se desprenden de la música de La Favorita, grupo que actualmente está presentando "Suspendiendo tu mambo", su segunda producción discográfica.

Walter Sidotti, baterista de Los Redondos, Mariano Sagasta (guitarra y coros), Fantasía (bajo y coros), Pablo Miquelarena (teclados, percusión, guitarra y coros) y José Luis Castro (voz), integran esta banda que se formó en 1996 y que tiene como objetivo escapar a cualquier clasificación posible. Mariano, Walter y José Luis aseguran casi a coro que "el estilo nunca va a estar definido" y aclaran que lo que sí buscan es consolidar un sonido propio de La Favorita.

¿Cómo surgió la idea de armar La Favorita?
Walter: Con José venimos de una banda que se llamaba Los Argentinos, empezamos en el ´84. Mariano se sumó en la última época del grupo, así que somos los sobrevivientes de todo eso. En un momento nos volvimos a juntar y empezamos a tocar sin nombre, no era una banda fija todavía y de a poquito fuimos haciendo temas, ajustando clavijas y la banda fue mejor y los shows también fueron mejorando.

¿Qué buscaban en cuanto a estilo?
José:Este disco tiene algunos aires de reggae, rock ´n roll, hay un tema medio lento y saltás a uno que es medio pop y después está "Va por ahí" que es un latino medio ridículo, enton-ces es más el sonido que estrictamente el estilo musical.

¿La idea es que esta búsqueda los acompañe siempre?
Mariano: Sí, a mí me aburre hacer un estilo tipo banda de blues, o de rock o de sinfónico o de hardcore. Escucho mucha música y me gusta tocar un poco de todo y además no veo la necesidad de seguir un estilo.

Las letras tienen un aire arrabalero, coloquial, ¿eso es buscado o sale naturalmente?
José: Tienen una cosa urbana, nosotros hablamos con este argot nuevo, coloquial.

Pero también tienen un clima bastante oscuro.
José: Sin embargo, algunas tienen finales felices o te deja una puerta abierta, en eso yo soy consciente. Siempre hay un pequeño mensaje donde sí se puede escapar de todo eso que pinto, yo me cuido también de no hacer una cosa down, pero hay realidades que son incontrastables.

"Va por ahí" es como un testimonio de la realidad y por la letra es el tema que más resalta.
José: Sí, ese tema era un chiste porque lo veníamos zapando cada vez que nos poníamos a ensayar y no era un tema, era para calentar para empezar a ensayar y un día apareció este paranoico imaginando una realidad que es imaginable, pero qué sé yo si es así, yo no sé -dice, retomando las formas de la canción.

¿Cómo fue el proceso de trabajo de "Suspendiendo tu mambo"?
Mariano: Arduo, placentero. Se tardaron muchas horas, nos tomamos el tiempo que creímos necesario para hacerlo, lo pudimos mejorar por suerte, con buenos técnicos, buenos estudios y me parece que el resultado fue bueno porque amplió la densidad del sonido.

Este disco también está encarado con una mayor difusión.
Walter: Este disco va a tener más difusión porque hasta ahora teníamos una estructura que era bastante más independiente porque trabajábamos con Mariano y José, teníamos que hacer las cosas entre nosotros y eso te saca tiempo también para dedicarte a tocar, a ensayar y te quita tiempo para el grupo. Ahora hay una estructura de gente que se encarga de otras cosas y eso nos hace sacarnos cosas a nosotros.

Ustedes vienen tocando desde hace mucho tiempo ¿qué proyección tienen para La Favorita?
José: Esperamos que nos vaya bien porque hace muchos años que venimos tocando.

¿Qué sería para ustedes que les vaya bien?
José: Llevar la mayor cantidad de gente posible, después eso va ligado directamente a un reconocimiento, que es inevitable. Lo más importante es poder atraer cada vez más gente a los shows, y en lo personal, poder vivir definitivamente de lo que hacemos.
Walter: La onda es que si se venden más discos, podemos hacer discos mejores. La idea es mejorar y poder llegar a todo el país, poder tocar que es lo que a uno le gusta, ir a tocar a Salta. Esas cosas mataría que pasaran, ir a tocar al interior, al exterior e interplanetariamente también.

El deseo de lograr una mayor repercusión en la venta de discos choca con uno de los problemas que ya es habitual en la industria discográfica: la copia de cds. "Vendés uno y hay diez piratas. A mí han venido a mi propia casa a ofrecerme el pirata de La Favorita. En Parque Rivadavia se vende y los pibes que no tienen dinero no van a comprar el disco original ", comenta el guitarrista.

¿Cómo te sentís al ver tu obra pirateada?
No estoy de acuerdo. Pero es lo que le pasa a todo el mundo, hay empresas que piratean discos - agrega Sidotti.
Pero en algún punto, ¿no contribuye a la difusión?
Mariano: Sí, contribuye a la difusión, pero el tema es que nosotros necesitamos grabar otros discos, alimentar a nuestras familias, comprar cuerdas, y a eso no contribuye. Pero tampoco podés decir nada, el problema no es de los pibes que lo piratean, sino de la vida misma.

¿Qué es lo mejor que tiene La Favorita?
Walter: Es una banda que suena bárbaro en vivo, los flacos tocan bárbaro, las letras son bárbaras y cuidamos mucho el show en vivo y el sonido.
Mariano: Lo tiene que descubrir cada uno. El crecimiento que experimentó la banda en los últimos tiempos nos ha permitido disfrutar del cariño de la gente. Ver las caras de los pibes, cantando, riéndose, aplaudiendo y que cuando te vas te dan la mano y te agradecen, creo que eso es invalorable. Elegir ser músico es muy difícil y la recompensa está ahí, en esa cosa tan pura que es la felicidad de un tipo escuchando música.
Walter: La recompensa es eso, el dinero es un medio para lograrlo. El fin es mejorar los discos y poder dedicarse a tocar y no tener que laburar de abogado en otro lugar y después tener que venir a tocar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada